24.3.06

Sea esta vez la definitiva o no...

... Me está gustando la manera en la que se está llevando este "alto el fuego". Lo mejor es que el anuncio gubernamental de éste se llevó a cabo en las dos sedes de la representación de la soberanía popular: Primero en el Senado, donde la Vicepresidenta hizo el primer comunicado y luego en el Congreso de los Diputados.
Me parece muy importante que el Presidente del Gobierno hiciera su primera declaración en la sesión del control y que fuera ahí, con luz y taquígrafos, ejerciendo la representación que los ciudadanos les hemos otorgado, donde los diferentes partidos discutieran sus primeras impresiones acerca de este "alto el fuego permanente".
También es importante que el Gobierno insista en que se ajustará al mandato que el propio Congreso le dio; el de que no hay diálogo posible hasta el fin de toda violencia por parte de la banda etarra. Y, por último, me parece clave el compromiso del Presidente del Gobierno de informar puntualmente al Congreso de los posibles avances hacia la paz y, lo que es más, de pedir su autorización en caso de tener que dar algún paso en un sentido u otro.
Todos los demócratas y la gente de bien de España están unánimente de acuerdo en que ETA tiene que disolverse, en que la Transición tiene que llegar, por fín, al País Vasco. Y me parece notable que los pasos para ello se vayan a decidir en las instituciones que representan a la voluntad de todos. Instituciones donde también están personas de Gobiernos anteriores, Gobiernos que tienen el mérito de haber sentado las bases para que hoy podamos tener esperanza. Donde se sientan personas que han sido vícitmas de ETA y personas que hablan en su nombre. Donde están los partidos que firmaron el Pacto de Ajuria-Enea y los partidos que han mantenido desde siempre que no se puede discutir nada con una pistola apuntando a nuestras nucas.
Y, por último, dejadme que, como David, me acuerde especialmente de Eduardo Madina. Su actitud, antes y ahora, es un ejemplo a seguir y, desde luego, me siento mejor representado sabiendo que él está ahí.

4 comentarios:

Mario Toledo dijo...

Tienes razón, yo añadiría que estamos sabiendo estar a la altura de las circunstancias. El Gobierno liderando un proceso con aparente responsabilidad y prudencia, haciendo del diálogo la mejor forma de resolver conflictos; el Partido Popular, a pesar de los voceros que tiene alrededor, no ha tenido más remedio que unirse al Gobierno para no defraudar al pueblo; el resto de la oposición, chapeau por su apoyo incondicional al Ejecutivo; y la sociedad, la gran afectada por la lacra de ETA, ha vuelto a pensar que hay una salida a la vista.
Un saludo.

http://envozalta00.blogspot.com

M. Atitar de la Fuente dijo...

Será largo y dificil, pero es necesario recorrer ese camino. Él que sea pesimista que se aparte y no moleste. Es tiempo de aunar esfuerzos dejando al gobierno liderar y gestionar la sitación. De momento se inicia bien: en el Parlamento, no como en otros tiempos.

Daniel Casal dijo...

Si ciertamente es un proceso complejo, desde luego no va a ser cosa de un dia, pero de momento la situación invita a la esperanza.

F.C.H. dijo...

Proceso largo y complejo, necesitado del acuerdo de todos. Hay que destacar que en el PP existe conciencia de Estado. Es cierto que en la oposición juega sucio, sin importarle mentir descaradamente e insultar la inteligencia de la gente... pero en temas de tanta importancia sabe comportarse. O por lo menos Rajoy (mira que me cuesta decir esto, pero es la verdad....). Apartó su habitual demagogia e ironía, el politiqueo barato y la confrontación rutinaria para empezar a ser político. Esperemos que le dure mucho.......

A ver si en este "proceso de paz" Ibarreche entiende, como bien dijo la vicepresidenta, que la política vendrá después. Primero, cese absoluto de la violencia a todos los niveles. Después pactos, acuerdos, mesas... Pero que no se adelante el lehendakari, que no quiera sacar tajada electoral y política de este momento tracendental en la vida democrática de España. Que primero la gente, la paz y la democracia.