15.8.06

La abstracción del horror


Llevamos un mes de guerra en el Líbano y en la franja de Gaza. Durante todo este tiempo he estado leyendo varios blogs más o menos significativos que hablaran acerca de la guerra para ver qué opinaba la gente al respecto, que alternativas surgían, los orígenes del conflicto y esas cosas.
Y me he llevado un chasco.
La mayor parte de los blogs se dedican a tomar partido, como si la guerra fuera fútbol. La gente se dedica a enumerar toda la cantidad de razones por las cuales creen que los israelíes o los tipos de Hamas y Hezbollah son unos cabrones. Ese tipo de discusiones podría entenderlas si no diera la casualidad de que llevamos más de 30 días en los que uno y otro bando acumulan muertos. Casi nadie, ni en los los blogs ni en sus comentarios, ha intentado buscar medios para la paz o para evitar escaladas del conflicto. Todo desembocaba irremediablemente en listados de agravios, armamentos y enumeración de muertos para después distinguir entre "propios" y "ajenos".
Muy poca gente ha reflexionado estos días acerca de que las guerras son horribles. Y es que lo son, por muy tópico que suene. Las guerras no son una parte de la política internacional, son el fracaso de todo ello. Las guerras no son luchas de honor o de religión; son sudor, sangre, mierda, barro, polvo, tripas, fuego. Olor a pies, a cadáver, a excrementos, a cordita, a basura, a quemado, a tubo de escape.
Cuando las combates pasas largos periodos de tedio y tensión, esperando a que llegue el momento en el que te empiecen a llover tiros sin saber de dónde, a arrastrarte por el suelo para ponerte a cubierto, a pasar miedo en todo ese caos, esperando que todos los pedazos de metal que vuelan a tu alrededor no te maten o mutilen. Mientras, tú haces volar más metal para ver si mata o mutila a alguien. No sabes bien a dónde vas o por qué tienes que estar donde estás. Te tienes que limitar a tener fe en que tus mandos sepan lo que hacen. Como si pensaran en tí en algún momento.
Cuando eres civil, pasas los días viendo cómo toda la vida que has intentado llevar se va a la mierda. Tu casa, tu trabajo, tus cosas, tu familia y amigos, tu dinero, tu teléfono. No tienes agua, no tienes comida, no tienes coche, no tienes nada. Te refugias donde puedes cuando empiezan los ataques e intentas seguir vivo para ver cómo tu mundo, como ese órden que has intentado poner en tu vida, desaparece. Alguien ha esgrimido una especie de enorme goma de borrar y ha borrado tu entorno. No tienes ni idea de cómo te las arreglarás al día siguiente. Si es que hay día siguiente...
Ha pasado más de un mes para que se declare algo parecido a una tregua. En ese mes han muerto casi 1200 personas. Cuando las cosas se ven desde fuera, uno cree que jamás será una de esas 1200 muertes. Pero es que en las guerras lo eres. Da igual lo convencido o lo heróico que te sientas, da igual que te declares neutral o que no quieras combatir. Si te toca, te toca. Y te puede tocar en cualquier momento porque en las guerras la supervivencia también es una cuestión de azar. ¿Qué en todas las guerras hay muertos? Sí, claro. Pero eso no hace que esas muertes valgan menos. Piensa en los seres queridos a los que has perdido llevando una vida normal y multiplícalos por 1200. Piensa en una sola muerte: la tuya y verás como no te lo tomas tan "estadísticamente".
La diferencia entre un ser humano vivo y otro muerto es tán enorme, tan irreversible que nos tiene que hacer tomarnos muy en serio si merece la pena permitir que la gente se mate de esa manera, por vete tú a saber qué. El hecho de declarar una guerra es tan grave y tan terrible que no es ético, ni moral, ni aceptable el limitarse a verla desde fuera para escoger cual de ellos te cae mejor y luego, dejar que se maten. A ver si ganan "los míos", como si esto fuera una quiniela.
Muy pocas guerras han sido por motivos que no se pudieran solucionar negociando en una mesa. Teniendo en cuenta lo que implican y lo que nos puede ir a todos en ellas, ¿no es mejor que entre todos los demás separemos a los que se pelean? Cuando se discuta, cuando llegue el tiempo de la diplomacia, ya decidiremos quién nos cae mejor o peor.
Tenemos esto ¿no deberíamos exigir que esas ideas sobre el papel se convirtieran en una realidad? Es mucho mejor que elegir entre gente que se mata.

2 comentarios:

Muriatex dijo...

Coincido mucho con tu vision de lo que es una guerra, sin duda de lo mas horrible. Pero el mundo no ha cambiado, no cambiara nunca. La violencia y la estupidez parecen naturales al ser humano. Siembre habra gobernantes o 'senados' que tendran algo o de arrogantes, o de malvados, o de bestias o de cualquier cosa que los lleve a tomar las resoluciones que toman. No importa cuantos 'pacifistas' se pudieran levantar, ellos siempre tendran el poder en sus manos.
Ayer murieron unos, tal vez mañana muramos nosotros. Aunque es mas facil decirlo que vivirlo.

don-aire dijo...

Carlos. Te paso un meme. Saludos