18.10.05

¡Me persiguen!

A lo largo de estos últimos meses os he ido dando el coñazo con mis irrelevantes opiniones y mis absurdas fobias y este fin de semana he recibido mi justo castigo:
  • He tenido que ir a una boda.
  • El cura (un jesuíta carcamal) dijo en su sermón que el Gobierno ha legalizado nuevos matrimonios para sustituir el amor por el interés material en las relaciones humanas
  • El padrino (mi tío) me asaltó para reprocharme los defectos del proyecto de reforma del Estatut
  • Uno de mis primos me tomó por un "engañao" debido a mi militancia política (y yo sé de buena tinta que él pidió la afiliación al PNV).
  • Uno de mis primos me tomó por un "trepas" y, a continuación, me pidió trabajo.
  • Al día siguiente, lo primero que veo en el vestíbulo del hotel es la cara de Fernando Alonso
  • Para ese mismo lunes (es decir, ayer) tenía que leerme 300 folios de apuntes.

Afortunadamente, la celebración de esa boda implicó viajar al País Vasco con todo lo que ello implica: buena comida, buena bebida, buena gente y paisajes espectaculares. Aunque, todo hay que decirlo, yo no hacía más que mirar de reojo al cementerio que había al lado del restaurante, no fuera que el zombie de Dick Cheney apareciera de repente para llevarme a Guantánamo.

2 comentarios:

CardinalXiminez dijo...

Y yo ya me preguntaba por qué mi estimado amigo Hidalgo no actualizaba su blog... es que estaba enfrentándose a sus propios fantasmas, perdón, zombis.

Y estoy convencido de que los zombis SON efectivamente copias de Dick Cheney, porque como todo el mundo sabe, la persona que da más miedo en América es nuestro gran amigo Dick.

Cesar Calderon dijo...

Seguro que fuiste a la boda sin txapela...

Hay que ser mas profesional..

:)