23.2.06

¡Quieto todo el mundo!

¡Vaya! Se levanta uno hoy, con una preciosa mañana nevada y resulta que es el 25 aniversario del intento del Golpe de Estado del 23-F. En la radio la gente va desgranando sus recuerdos de ese día; los míos, la verdad no son gran cosa. El 23 de febrero de 1981 yo tenía cuatro añitos y lo primero que pensé al ver a un señor pegando tiros al aire, gritando, pataleando, diciendo a la gente que se callara y se sentase, fue que era la manera en la que el Presidente del Congreso obligaba a los diputados a que guardaran silencio, de modo parecido a la pobre monjita que gritaba y pataleaba para que nosotros nos callásemos en mi clase de parvulitos. También recuerdo a mi madre pálida, tratando de localizar por teléfono a mi padre (hijo de un comunista) y a mi abuelo (simpatizante socialista y que luchó junto a los republicanos en la Guerra Civil). Mi otro recuerdo es que días después, en el autobús del colegio, jugábamos a Tejero: Escogíamos al niño más gordo y más grande (líder natural de nuestras pandillas a los cuatro años) como Tejero, éste gritaba "¡Todo el mundo al suelo!" y todos los niños nos escondíamos detrás de los asientos del autobús.
Hoy soy más mayor, he estudiado Políticas y ya he tenido tiempo de hacerme una idea de qué es lo que pasó aquel día y qué es lo que pudo haber pasado. Ayer, repasando fotos de la Transición con mi amigo Mokhtar Atitar de la Fuente, se nos ponían los pelos de punta al ver cómo el General Gutierrez Mellado se levantaba del banco azul y, con un par de narices, se encaraba a los Guardias Civiles que le apuntaban con sus armas.
Hoy, afortunadamente, todo esto ha pasado y hasta hay gente que se dedica con gusto a aplaudir declaraciones como la del Teniente General Mena. ¿Os imagináis a Fraga en su momento diciendo que entendía los motivos por los cuales Tejero, Milans, Armada y compañía estuvieron a punto de meternos en otra Guerra Civil? La asquerosa tradición española de pronunciamientos militares hace tiempo que terminó. Ahora se puede mirar atrás, sentir un pequeño escalofrío por lo que pudo haber pasado y comprobar con alivio que las cosas ya no son como antes.
Pero la democracia no es sólo un régimen político, es también un ideal y hemos de conservar ese ideal si queremos que cosas como estas no se repitan.
------------------------------------------
PD: Llevo todo el día leyendo y escuchando a periodistas que dicen que "ojalá alguien contara todo lo que pasó el 23-F" con aire de saberlo ellos mismos y callárselo, los muy pillines. ¿Y a qué narices esperan para hacerlo ellos? Estoy hasta los cataplines de que traten temas como la trama civil y la posible involucración de parte de la Iglesia como si fueran secretillos de Lidia Lozano. Si realmente son periodistas tan valientes y enterados, que lo publiquen de una vez, cojones. Y si sólo son chismorreos pues que lo dejen claro. ¿Qué clase de periodistas son estos que presumen de tener una noticia así y callársela? Sobre todo una noticia como esta en un día como hoy.

11 comentarios:

Eu dijo...

Cuánta razón tienes!! La comparación con Mena es muy explícita.

¿Nos vemos el martes en la cena?

Polito dijo...

...y un par de narices

Carlos dijo...

El martes nos veremos, Eu. Polito, a tí te veo esta tarde.

M. Atitar de la Fuente dijo...

¡Triunfo la libertad!

tomaktoma dijo...

hoy en "diaro crítico", articulo de Julia Navarro.
"Y otro gesto, el de Manuel Fraga dirigiéndose a Juan Mari Bandres para asegurarle que, aunque él pensaba radicalmente distinto al abogado y diputado vasco, estaba dispuesto a defenderle y dar la vida por él".
y aunque un fascista recalcitrante y que tiene mucho para arrepentirse a sus espaldas "a dios lo que es de dios y al cesar lo que es del cesar"

Cesar Calderon dijo...

Yo estaba en el conservatorio esa tarde,como todas, imaginate, en Bermeo, me acuerdo perfectamente .

Las madres como locas recogiendo a los ninios, los barcos saliendo de puerto y llevandose a francia a nacionalistas y a izquierdistas...

Y 25 anios mas tarde, capitanes legionarios con el cerebro afectado por la constante cercania caprina y patriotas verde olivo pronunciandose con Rajoy de grana y oro justificandoles.

Al final echaremos de menos a Fraga.

Darco dijo...

Yo estaba escuchando en directo por la radio la sesión en el parlamento cuando pasó todo (más que yo mi padre). Recuerdo los gritos de mi padre y los disparos, y la cara de tontos que se nos quedó a todos durante un buen rato.

Y el intento de manifestación del día siguiente en el colegio por que queríamos escuchar la radio.

Parece que fue ayer, pero está bien recordarlo de vez en cuando, por si acaso.

F.C.H. dijo...

Es verdad, hay mucho periodista que presume de información y luego no lo publica. Mucho falso anda suelto con afán de protagonismo en este "aniversario" del 23-F.
Que Mena y tipos como él se ensalze y evoque de alguna manera a Tejero es culpa del catastrofismo del PP en relación al Estatuto de Cataluña. Tanto mentir y al final se lo cree hasta ese general... Rédito electoral frente a crédito político.

CardinalXiminez dijo...

Es verdad. La gente habla y habla y no tiene fuente ni crédito alguno. Si supieran lo que yo...

Portman dijo...

La verdad es que creo que últimamente tenemos unas ganas de "participar en la historia" locas. Las generaciones más tempranas no han vivido momentos importantes de España, pero oimos tan repetidamente hablar de ello que queremos estar en "algo gordo".

Quizña pueda explicarse así ciertos comportamientos de la gente; manifestaciones controvertidas de políticos y sobre todo (porque los políticos dicen muchas tonterias a lo largo del día), el apoyo de la gente. El ser humano dice muchas tonterías, pero cuando hay gente que se las cree y las apoya,... malo.

A ver si la gente se va a un paint ball para liberar tensiones en vez de "aumentar la crispación" (bonito palabro para decir "joder").

P.D: toma chá, record de comillas; ¡¡cuatro palabros!! incredible.

The Ninja dijo...

Buena entrada, amigo, estoy totalmente de acuerdo contigo.