11.9.06

Hace cinco años lloré como un niño toda una tarde...


Todos los que murieron, menos los fanáticos a los mandos, eran inocentes.
Aquello sólo sirvió para cambiar el mundo a peor.
Desde entonces, tenemos dos guerras más y más fanáticos en el mundo.
Más atentados, más muertos, menos cerebro.

Estuve pegado a la tele y la radio toda la tarde, los amigos iban llegando a casa y mirábamos en silencio la tele, dándonos la mano.

Todos sabíamos que el mundo nunca sería el mismo. Todos sabíamos que había personas en esas torres, dentro de esos aviones, en el Pentágono. Personas; ni mejores ni peores que nosotros o que las de otro lugar del mundo.

No quiero hacer demagogia con estos muertos y no quiero compararles con otros. Quiero recordar los actos de heroismo de ese día, los actos de solidaridad, la ola de compasión sincera y tristeza que sentimos todos. Y recordar que ese día también surgió la semilla para algo bueno, para actos más nobles, sentimientos más sinceros, ofrecimientos desinteresados de ayuda e ideas para que el mundo no fuera aún más vil.
Todavía estamos a tiempo de que las canalladas de Al-Qaeda no nos encanallen a nosotros. Y de esto no hay que acordarse hoy, hay que acordarse siempre.

6 comentarios:

Eu dijo...

¡Qué bonito y qué cierto! Tienes toda la razón: murieron muchos inocentes y además lo que nos queda es un mundo peor... Aunque también muchas conciencias agitadas y preocupadas, en busca de algo mejor. Quédemonos con eso.

esquimal de avellana dijo...

Sisi...muy bonito... pero resulta que nos acordamos de los mismos de los occidentales. ¿Qué pasa en África? o en cualquier rincón del mundo, sea cual sea.
EEUU mostró que quien siembre vientos recoge tempestades. Es una pena que quien lo sufre es la población. Pero porfavor no caigamos en la publicidad que nos muestra los medios de comunicación, que nos mandan cuando debemos llorar.

Ottinger dijo...

No creo que no sirviera para nada, tal y como cuentan en el corto de Sean Penn, de una manera mucho más poética claro, el derrumbe de las Torres ha permitido que por primera vez llegue luz a un mundo que hasta entonces permanecía oculto en su propia oscuridad. Otra cosa es que ese mundo nos guste.

CardinalXiminez dijo...

Es que hay que recordar que por mucho que no nos guste lo que cierta gente dice y hace "contra" el terrorismo (desde expulsar a la gente de los aviones hasta invadir Irak), la idea sigue ahí, y hay que luchar con ella con las únicas armas que realmente valen: la razón y la cultura. Siempre he dicho que cuánto más sabes menos fanático te vuelves, y ÉSTA parte es en la que menos se ha pensado.

Anónimo dijo...

Todo lo que sucedió fue muy dramatico, pero os habeis preguntado si EEUU permitió que eso sucediera para así poder crear las guerras que ha creado e intentar apoderarse de todo el planeta como esta pretendiendo???

Carlos dijo...

Pues no. No me van las teorías de la conspiracíon. Eso fue lo que pareció: el atentado de unos chalados nihilistas.