2.11.06

Matemáticas Electorales



Bueno, pues ya tenemos los resultados de las Elecciones Catalanas. Vaya chasco, leches, yo que pensaba que el PSC se mantendría o subiría votos...
Pero, en fin, dado que soy un pésimo analista electoral, os escribo hoy un post para contagiaros mi torpeza y escasez de miras.
Los resultados electorales han de servir para reflejar e interpretar la voluntad colectiva de los ciudadanos. Nada menos. Lo que pasa es que es complicado saber qué narices quiere decir ese baile de cifras. No significa lo mismo si se observa desde un punto de vista partidista (como es el mío, por ejemplo), que si lo analiza una competente y objetiva politóloga. Pero, por lo que parece, el PSC ha pagado varios platos rotos. Como nos suele suceder a los sociatas, la gente nos castiga por una cosa y por su contraria al mismo tiempo: por las maragalladas y por la ausencia de Maragall en estas elecciones, por las patochadas de Carod y ERC y por haberles sacado del Gobierno Catalán, por ser demasiado catalanistas y por no serlo lo suficiente, por ser unos rojos y por ser unos "amarillos"...
En el caso del PSC-PSOE, este castigo se suele traducir en la abstención y, me temo, en la fuga de unos cuantos votos a Ciutadans e ICV-EUiA. Pero estos últimos, que han ganado 3 escaños, creo que se han alimentado en su mayor parte de antiguos votos de ERC. Mis felicitaciones a ICV. Del tripartito tal vez hayan sido los únicos que hayan logrado transmitir una verdadera imagen de izquierda y no sólo espectáculo etnicista de butifarra, Casa Tarradellas y Visca el Barça.
Y es que los de ERC no paran de lucirse. Y aún así, es posible que se les llame para reeditar el tripartito. Así que tenemos posibilidades de seguir viendo algo parecido a "Las Noticias del Guiñol" pero con tipos de carne y hueso con cargo en la Generalitat. La pérdida de votos no va a desanimarles, ya veréis. Veremos a ver por dónde les lleva su estructura asamblearia esta vez, si al "prietas las filas" o a una actitud más responsable.
Artur Mas está más ancho que largo. Aunque haya subido en escaños, la verdad es que ha perdido casi cien mil votos (97.519). En el caso de CiU yo hablaría de fidelidad del voto y una ligera abstención. Me atrevería a decir que el votante medio de CiU suele ser ese tipo de persona que se define como pragmático/apolítico, muy parecido al votante medio del PP en otros puntos de España y, como éstos, votante fiel que vota justo después de misa, pase lo que pase y caiga quien caiga. A lo seguro, oiga. Si a CiU ya le beneficiaba el diseño de las circunscripciones (ganaba teniendo menos votos que el PSC), está claro que la abstención le beneficia aún más.
Y... Ciutadans. El partido que empezó como una iniciativa de intelectuales y artistas catalanes hartos del nacionalismo, ese partido del que todos hablaban como algo exótico y efímero, ha sacado nada menos que 3 diputados, los mismos que tenía ICV-EU en 1999, pero con once mil votos más (89.567 frente a 78.541). Eso no es algo que deba tomarse a cachondeo. Está por ver de dónde han salido la mayoría de esos votos, si de los votantes del PSC o de los 77.171 votos que ha perdido el PP catalán. También está por ver cuál será la actuación de este partido; si seguirá la línea intelectual y ligeramente izquierdosa de los intelectuales que lo promovieron, o (Yoda no lo quiera) la de sus defensores en todos los medios de la derecha; que no han dudado en sacrificar a Piqué y al PP para promocionar a este partido.
Con respecto al PP... Bueno, la verdad es que ha sabido mantener el tipo con la que les estaba cayendo por ahí. Sobre todo, teniendo en cuenta el flaco favor que les han hecho cada vez que han abierto la boca en Génova 13, insinuando que sus potenciales votantes eran unos tipos taimados y avariciosos. Ya veremos si al pobre Piqué no le empiezan a caer más leñazos por su pérdida de votos, a ver si se lo cargan y colocan en su lugar a alguien del estilo al aterrador Vidal-Quadras.
¡Y este ha sido mi análisis de hoy! Entenderéis que no haga profecías, ni aventure combinaciones electorales porque ya sí que me reconozco demasiado paquete para ello. ¿Nuevo Tripartito? ¿Gran Coalición? (eso suena a invento de Mao, ¿verdad?) No podremos saberlo hasta pasadas unas semanas. Ojalá lo que salga pueda ilusionar algo más a los ciudadanos. La abstención no es una buena noticia para nadie y es un síntoma de que todos los partidos lo están haciendo mal.
Y esa situación sólo puede mejorarse mediante los votos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tenemos sòlo dos metodos para q se puedan cambiar las cosas si nos no gustan como estàn: uno el voto y la otra la protesta, entendida como siempre pacifista. Votar es fundamental, es la base de todas las democracias. Yo siempre invito a todos a votar, aunque muchas veces (particularmente en Italia) eligir a quièn votar es como eligir entre una patada en la boca o en la nariz.

Saludis, usuarios
Stefano

Nuri dijo...

Pues va a ser el Retorno del Tripartito. Yo soy catalana pero tengo que admitir que ni siquiera fui a votar. No me gusta NADIE!!!! Bueno, alguno me puede gustar, pero en el partido equivocado, y algún partido me despierta simpatía pero no con la gente que tiene. En fin...