14.5.08

Juan Manuel Piñuel Villalón


Cada vez que hay un atentado, nos obligamos a recordar lo retorcidamente estúpidos y malvados que pueden llegar a ser los terroristas. Pero también hemos de recordarnos que cada uno de los muertos que provoca la barbarie imbécil de esta gentuza, son personas de verdad con nombre, apellidos, familia, fecha de cumpleaños y, por desgracia, fecha de fallecimiento a causa de la actividad mafiosa de unos tarados que se creen envueltos en la capa de Robin Hood.

Imaginad ser Juan Manuel Piñuel Villalón. Tenemos 41 años, estamos casados, somos padres de un chaval estupendo. Trabajamos en la Guardia Civil, que es un trabajo que tiene sus puntos, pese a estar bastante mal pagado y ser un poco desagradecido. Aún así seguimos en el cuerpo, por razones que son sólo nuestras; para qué andar dando explicaciones tan personales.

Somos de Melilla y, como muchos otros guardias, lo que más nos apetece es un destino en casa. Pero no es fácil. Tras vivir varios años en Málaga, hemos decidido hacer méritos en el País Vasco para tener más puntos a la hora de pedir un traslado y que nos destinen a Melilla. Con la familia, los amigos de siempre, para que nuestro chaval llegue a la edad adulta en el mismo sitio que nosotros.

Aunque Legutiano está en Álava y ésta es una provincia vasca relativamente tranquila, tenemos que hacer guardias en la Casa Cuartel, como en cualquier otro sitio de España. Sabemos de sobra que, aunque hay más guardias vigilando con nosotros, si los de ETA quieren atentar lo harán. La experiencia nos dice que nunca existe la seguridad completa. Aún así, las guardias suelen resumirse en lo mismo: sueño, aburrimiento y dolor de pies.

A las tres de la mañana de hoy, una furgoneta que realmente tampoco estaba tan cerca, explota. Trescientos kilos de explosivo hacen que la furgoneta se hinche, luego es envuelta en una bola de fuego que crece y crece, lanzando escombros y trozos de metal punzantes y afilados en todas las direcciones. Antes de que la bola fuego llegue a donde estamos nosotros, el aire, comprimido por la fuerza de la explosión, nos golpea como si nos atropellase un camión. El pequeño edificio de vigilancia donde estamos se derrumba encima nuestro. Y nuestra vida acaba sin que nos haya dado tiempo a oir la explosión. Ya está. Hasta ahí hemos llegado.

Ni Melilla, ni mujer, ni hijo, ni parientes, ni traslado, ni nada de nada. Para colmo, una panda de desgraciados con camisetas a rayas, forros polares y pinta de guays, dirán en sus ayuntamientos, en el parlamento vasco y en todos los medios que quieran oírles que "lamentan" nuestra muerte, pero que "hay que ir a las causas del conflicto porque una condena no soluciona nada". Hijoputas. Lo peor es que ni lamentan, ni quieren solución. Sin conocernos de nada, sin saber qué clase de personas somos, se han alegrado intimamente de nuestra muerte. Tiene cojones el asunto.

13 comentarios:

L. dijo...

Que pena de gente, oye. Con lo bien que podiamos estar si quisieramos entendernos, y tenemos que andar a hostia limpia ...

Y pobre familia tambien. Esto no se lo merece nadie.

Anónimo dijo...

Soy un compañero de la P.Local y he trabajado durante los 6 años que ha estado en Valencia con J.M. Piñuel, y esta mañana cuando me he enterado que habían atentado y que era Piñuel, no me lo creía.Lo que había que hacer co estos hijos de puta es pegarles un tiro a cada uno de los presos que hay en las carceles españolas, a los cuales estamos manteniendo todos y de esta forma se acabarían todas estas muertes. Descansa en paz Piñuel.

Anónimo dijo...

Yo era su amigo,trabajé con él en Llombai durante 5 años,y no tengo palabras,sólo una,pena de muerte a los terroristas YA

Anónimo dijo...

Nosotros también conociamos a Manolo, que era como le llamabamos.,Estamos todavía consternados por lo ocurrido apenas llevaba un mes viviendo ahí.
Es una mierda, que estás cosas pasen,nunca podremos olvidar a nuestro amigo,estuvimos viviendo con el durante un par de años, y hacía dos semanas habíamos hablado por telefono.Mucho ánimo para la familia... y nuestro sentir su perdida.Manolo no te olvidaremos nunca!.Te queremos.

Esther.

Anónimo dijo...

Nosotros también conociamos a Manolo, que era como le llamabamos.,Estamos todavía consternados por lo ocurrido apenas llevaba un mes viviendo ahí.
Es una mierda, que estás cosas pasen,nunca podremos olvidar a nuestro amigo,estuvimos viviendo con el durante un par de años, y hacía dos semanas habíamos hablado por telefono.Mucho ánimo para la familia... y nuestro sentir su perdida.Manolo no te olvidaremos nunca!.Te queremos.

Esther.

mustelus dijo...

Soy un compañero de la Ertzaintza y presto servicio en Vitoria y Legutiano está en la demarcación de esta comisaría.
He parado en ocasiones en el turno de noche a charlar un rato con los compañeros que allí estaban de guardia y siempre he sido recibido con una cortesía y una hospitalidad extraordinarias... hospitalidad que estoy seguro me hubiese ofrecido también Juan Manuel.

Con esta secta no hay nada que negociar, son delicuentes, así que paguen por lo que hagan como los demás.

Un fuerte abrazo a los familiares y amigos de Juan Manuel y mi apoyo a todo el cuerpo de la Guardia Civil.

Me gustaría publicar en mi blog, con tu permiso, este artículo, así que si no tienes inconveniente, por favor, escribeme un comentario en algún artículo relacionado con el atentado, dándome permiso para hacerlo.

Mustelus.

mustelus dijo...

Se me olvidaba el enlace...

http://livecop.blogspot.com/

Un saludo.

Mustelus

Carlos dijo...

Entiendo que muchos respondáis con el corazón a una entrada que está escrita con el corazón. Pero me gustaría dejar claro que creo que el problema de ETA no se resuelve a tiros, ni con pena de muerte; esas cosas son las que hacen ellos. Las solciones simples suelen acarrear problemas más complicados.
O se rinden y acaban con todo esto de una vez, o terminarán siendo cuatro tarados atracadores de bancos, como el GRAPO. Pero la cárcel y el asco de la gente les hace y les hará mucho más daño que cualquier pelotón de fusilamiento.

mustelus dijo...

Ya lo he publicado.
MUCHAS GRACIAS, CARLOS.

Carlos dijo...

A tí, mustelus. Mucho ánimo y un abrazo para tí y tus compañeros.

Alain Coloma dijo...

Que triste, que triste. Y ayer el Parlamento Vasco aprobó una resolución en la que acusaba al gobierno vasco de permitir la tortura (con lo que asumía también que había tortura)... que triste. en fin.

P.D.- Soy ese que en la Fiesta de la Rosa te vio y dijo "¡hombre, un bloggero!". jeje

Anónimo dijo...

Homenaje a Juan Manuel Piñuel Villalón, guardia civil asesinado por ETA en la localidad alavesa de Legutiano.
http://es.youtube.com/watch?v=SYvlo7n2mb4

healthhealth1 dijo...


woodlands kansas city slot machines
fortunelounge online casino
learn blackjack no download
the gold mine slots
grand casino milac
blackjack tips beyond basic strategy
all new casinos
free online blackjack no downloads
zorro slots for pc
a general introduction to online slots
rainbow of california slot car body
no fee free slot tournaments
spring lake casino 1923
casino near tulsa