12.8.05

El Marciano y el Tricornio

Hay un chiste muy malo y muy viejo de dos marcianos que se encuentran un tricornio de la Guardia Civil. Uno de ellos se lo pone, para ver para que sirve y el otro le pregunta:
-¿Qué?¿Sabes ya para qué vale esa cosa?
-No -le responde el otro-, pero me estoy poniendo de una mala hostia...
En Roquetas de Mar hemos visto qué es lo que pasa cuando a un tipejo "le gusta su trabajo". Un joven teniente de la Guardia Civil que se compra porras por su cuenta y le encanta probarlas de vez en cuando en los lomos de alguno que le de alguna excusa. La porra extensible es una arma de las que le encantarían a un "skin". Es una barra rígida de acero que se extiende y, cuando te pegan con ella, es parecido a que te golpeen con un tubo de metal, no es flexible y no lleva la capa de goma que llevan las porras reglamentarias. Te pueden romper unos cuantos huesos a placer y el cacharrito no abulta más que un rotulador "Edding" de los gordos.
Lo de la porra eléctrica es de sibaritas. Los "bobbies" británicos la llevaban encima para arrear a los mineros que protestaban contra la Thatcher. Tiene las dimensiones de un paraguas plegable y te arrea descargas de voltaje muy alto y amperaje muy pequeño. Eso evita que palmes con las descargas pero un par de porrazos hacen que vomites, pierdas el control de los esfínteres y te desorientes. Imaginaos las babas de nuestro teniente al sacarla de la caja.
No digo que la víctima fuera un santo. El tipo mandó a tres guardias a Urgencias, pesaba más de 100 kilos, estaba más drogado que un atleta de Alemania del Este y más bebido que un pez. Si fue a la Guardia Civil fue porque se había estado metiendo con unos gitanos y corrió a refugiarse al Cuartelillo. Cuando los guardias le quisieron hacer la prueba de alcoholemia, el tipo se lió a trompazos.
Pero él está muerto. Le mataron a golpes mientras estaba esposado. Y le mataron bajo la responsabilidad de nuestro entusiasta teniente, que se compra él mismo sus accesorios porque cree que su trabajo consiste en pegar a la gente.
No me gusta meterme con la Guardia Civil. Los guardias están mal pagados, puteados por oficiales déspotas y chusqueros y echan más horas que nadie en el curro sin que se las paguen. Hasta les regatean los uniformes de repuesto. Pero sí me gusta meterme con los "entusiastas". Estos tipos que buscan trabajar con chapa y pipa sólo porque vieron "Cobra" y les moló. Yo pensaba que las cosas habían cambiado, pero aún hay gente que apesta a sobaco, sangre y España profunda.
Y mientras tanto, el PP... ¿Qué demonios quiere sacar el PP de todo esto? Que yo recuerde, sus subdelegados del Gobierno lanzaban alegremente a los antidisturbios contra los manifestantes anti-Guerra de Irak. Es más, hace poco que Rafael Hernando acudió entusiasmado a calzarle dos hostias a Rubalcaba. ¿De qué se quejan? ¿De la muerte del agricultor? ¿Del arresto de los guardias? ¿De que Rubalcaba se escurrió y Carme Chacón agarró de la chaqueta a "Punching" Hernando? Me aterra imaginar que alguno de estos tipos, que presupongo responsables y representantes del pueblo, pueda llevar en el bolsillo accesorios propios, como el Teniente al que le gusta su trabajo.

3 comentarios:

jclavijo dijo...

Si Isabel II levantara la cabeza...

Carlos dijo...

...Se alegraría de poder casarse con un cachas como Urdangarín y no con un metrosexual como el pobre Francisco de Asís.

Anónimo dijo...

NO TIENES DE NI PUTA IDEA, ACUSAS SIN PRUEBAS, MANIPULAS LA INFORMACI�N QUE RECIBES... DESPRECIAS EL DERECHO A LA PRESUNCI�N DE INOCENCIA Y TE CREES EN POSESI�N DE LA VERDAD.

ERES
"P A T � T I C O", y por encima tienes faltas de ortograf�a.