3.12.06

En Topeka


¡Hola, fieles creyentes! La nieve cede paso a la sal, las quitanieves y el sol. Así que hemos aprovechado para escaparnos a Topeka, la capital del estado de Kansas.
Como alguno imaginará, no hay mucho que ver en Topeka, excepto el Capitolio. En el Capitolio están el Congreso, el Senado y el Despacho de la Gobernadora, todo en uno. Antes también estaba el Tribunal Supremo de Kansas, pero lo trasladaron a un edificio feísimo que hay justo enfrente. Y además tienen tienda de regalos.
Lo siento, Dani, pero no tenían a mano ninguna Constitución de Kansas. De hecho, han puesto cara de extrañeza y, luego, de vergüenza cuando les he pedido una. Pero no desesperes; seguiremos trabajando en ello. Hay que ver: nosotros dando tanto la lata cada vez que cambiamos un Estatuto de Autonomía y estos payos son incapaces de recordar dónde dejaron su Constitución.
No me extiendo más, que me tengo que pira a Iola a ver una obra de teatro. ¡Por fin algo de actividad!

3 comentarios:

César Calderón dijo...

Desde ese sillon tienes cara de estar a punto de declarar la guerra a Nuevo México.

Daniel Casal dijo...

Querido Speaker!
Bueno si no se puede no hay problema, retomemos lo de la gorra de beisbol.

Daniel Casal dijo...

PD- Eres el Hoynes de Kansas en ese asiento!!!