5.12.06

Más contrastes



Escribo a toda prisa porque ya dejo Ottawa, Kansas, para irme a Chicago, Illinois. Así que pasaremos de la América Rural a la América de las grandes ciudades.

Pero antes, quisiera contaros una cosa que me dejó muy impresionado. El domingo pasado conocí a una profesora de secundaria llamada Alice. Esta profesora, a un año de jubilarse, está dando clases en un suburbio de Kansas City. Este suburbio ha pasado, en sólo tres años, de un porcentaje de "minorías" (leáse negros e hispanos) del 18% al 89%, más o menos. Los blancos de la zona decidieron dejar el barrio al ver que llegaban los pobres y este brusco cambio demográfico ha producido graves problemas de desigualdades y pobreza en la zona. Los niños a los cuales Alice da clases, de unos 12 años, viven en familias desestructuradas, sus padres y hermanos están en la cárcel o muertos en enfrentamientos entre bandas o con la policía. Muchos de ellos ya saben manejar armas de fuego y las usan para entrar en alguna de las bandas que han tomado el control de su zona.

Alice, sin embargo, a un año de jubilarse, está pluriempleada dando clases y limpiándolas después para poder pagar a su hermana el tratamiento del cáncer. Sus alumnos se ríen de ella y dícen que ellos, vendiendo drogas, sacan en un día el dinero que ella gana en un mes. Alice necesita 500$ semanales para que su hermana pueda continuar su tratamiento.

He ahí otro contraste. Mientras en Kansas City hay enormes y prósperos centros comerciales, a escasos 15 kilómetros la gente vive en condiciones más propias de Sierra Leona que de la primera potencia mundial.

No pienso hacer ningún juicio de valor. Que cada uno juzgue por sí mismo las causas de todo esto o las posibles soluciones. Pero la situación de Alice y de sus alumnos me ha impresionado tanto que, cada poco, pienso en qu todas estas cosas pasan a una media hora en coche desde estoy escribiendo esto.

Y hoy, en avión a Chicago; más registros de maletas, más explicaciones acerca del tamaño de mi tubo de pasta de dientes y más detectores de metales. Ya os contaré.

2 comentarios:

Niño Burbuja dijo...

Tan interesante como triste lo que cuentas.

Anónimo dijo...

It was great to meet you Carlos. I hope you enjoyed your time in Ottawa. Now that I have found your blog I will try to keep reading it and watch for where your trip takes you. Though I can't read the Spanish myself, I have it translated and then I read it. It is a broken English, but I understand it for the most part. I hope all is well in Chicago. ---Roberto